x

Información sobre diamantes

El diamante es un mineral natural, el más duro (resistencia a la rayadura) de la Tierra. Para poder pulir o tallar un diamante se tiene que utilizar otro diamante, y mantienen muy bien su pulido. Los cuatro criterios de calidad más conocidos para valorar un diamante son las llamadas popularmente “4C”, siglas en inglés de Carat (Peso), Colour (Color), Clarity (Pureza) y Cut (Talla o Corte). 

Diamantes-2_2.png

La talla es el elemento que permite revelar el brillo del diamante. Es el único criterio entre las 4C que depende del “savoir faire” humano. El corte o tallado hace referencia a las proporciones de la piedra.  Un diamante brilla y resplandece en función de su talla.  Si sus proporciones no son las adecuadas, brillará menos porque la luz en su interior no se reflejará adecuadamente. 

DIAMANTE TALLA BRILLANTE

La más conocida y extendida. La forma es redonda con 57 facetas o lados (58 si el vértice está truncado, culet). Es la forma de tallar un diamante con la que se obtienen los mejores ángulos para que el diamante brille con su máximo resplandor (mejor devuelve la luz) y mejor aprovecha el peso de la piedra. Al ser la que más brilla es, con diferencia, la más popular.

DIAMANTE TALLA PRINCESA

Es una talla perfectamente cuadrada. En general un diamante talla princesa consta de 76 facetas, lo que le confiere un aspecto centelleante. Puede llegar a conseguir casi el mismo brillo que un diamante talla brillante, de ahí que sea también de los más populares y utilizados en joyería. 

DIAMANTE TALLA PERA

Estéticamente, es una talla en forma de gota de agua o de lágrima. Es una forma intermedia entre la talla brillante y la talla marquesa.  La parte redondeada es la más brillante.  En cambio, la luminosidad se refleja más difícilmente en la punta. Aun así, resulta una talla sumamente favorecedora en diseños de joyas alargadas como pendientes y gargantillas.

DIAMANTE TALLA BAGUETTE

Es una talla de corte rectangular. Por lo general 48 ó 50 facetas en forma de hileras o escalera. Su peculiaridad reside en el corte rectangular de la base del diamante para crear una sensación de máxima transparencia y brillo. Es una talla, por tanto, que se adapta mejor a piedras de alta claridad (mínimas impurezas) y color transparente; ya que tiende a poner en evidencia las posibles inclusiones del diamante.

DIAMANTE TALLA OVAL

Es un corte oval o elíptico. Basa su forma en modificaciones de la configuración tradicional del brillante redondo. Suelen tener un brillo parecido a la talla brillante ya que constan también de 56 facetas. Es una talla muy apreciada para emplear en anillos debido a que su forma alargada ayuda a estilizar de manera elegante la silueta de los dedos y es muy favorecedora en maños pequeñas.

DIAMANTE TALLA CORAZÓN

Es una talla, que partiendo de la talla brillante se modifica en forma de corazón. Es un corte “fantasía”. Se caracteriza por tener 59 facetas. En este caso el cortador garantiza la simetría y el equilibrio de la piedra mientras que el pulidor resalta el brillo del diamante.

DIAMANTE TALLA MARQUESA

 Tiene forma alargada terminada en punta en ambos extremos. Sumamente luminosa en el centro, pero sus destellos son menores en las puntas. Esta talla permite maximizar los quilates que se extraen de una piedra, consiguiéndose un diamante más grande. Al igual que la talla brillante, consta de 57 facetas, pero la elaboración de las facetas es mucho más complicada; requiere mucha experiencia y la fragilidad de las puntas exige la mayor precaución. El resultado es una pieza muy estilizada que sienta muy bien en joyas y especialmente en anillos.

color-diamantes.png

El color es una de las características más importantes de un diamante: en cuanto más blanco (transparente), más bonito, escaso y valioso. Para determinar la claridad o transparencia de un diamante existe una escala de colores que divide los grados de color desde la D a la Z. Escala establecida por el GIA (Gemological Institute of America) admitida internacionalmente.
El color D corresponde al más transparente o blanco y el color Z corresponde al amarillo o marrón de peor calidad.  A medida que se desplaza de D a Z en la escala normal de color, se indica un creciente nivel de tonos amarillos y/o marrones.

Los diamantes que se salen de esta escala a la hora de tasarlos son los de fantasía. Estos se tasan según criterios diferentes a los anteriores. Cuando el color es poco frecuente (azules, rojos…) y conforme más intenso es, más caro se vuelve. Los diamantes de fantasía son los más valiosos y caros por su rareza y excepcionalidad; como el diamante Hope de color azul oscuro. La Colección de diamantes Aurora es una de la más extensa en cuanto colores, con 12 colores claramente diferenciados, está habitualmente expuesta en el Museo Americano de Historia Natural en Manhattan (Nueva York).

Diamantes-4.png

La Claridad hace referencia a las diminutas imperfecciones naturales presentes en todos los diamantes, excepto en los más finos. Estas imperfecciones, llamadas inclusiones, pueden ser una nube, una fractura, un diamante dentro de otro más grande, líquido, etc. Los criterios se evalúan por una observación de la corona del diamante y de la siguiente tabla.


1) IF Internally Flawless o Sin inclusiones internas

No presenta inclusiones internas visibles para un experto con una lupa de 10 aumentos, pero puede haber algunas minúsculas irregularidades externas en el acabado.

2) Very Very Small Inclusions /Muy muy pequeñas inclusiones

Grado 1: Una minúscula inclusión visible únicamente para un experto con una lupa de 10 aumentos.
Grado 2: Varias inclusiones minúsculas visibles únicamente para un experto con una lupa de 10 aumentos.

3) Very Small Inclusions / Muy pequeña inclusión

Grado 1: Inclusión muy pequeña visible con una lupa de 10 aumentos.
Grado 2: Varias inclusiones muy pequeñas visibles con una lupa de 10 aumentos.

4) Small Inclusions  / Pequeña inclusión

Grado 1: Inclusión pequeña visible con una lupa de 10 aumentos.
Grado 2: Varias inclusiones pequeñas visibles con una lupa de 10 aumentos.

5) Included 1 o Imperfecto

Grado 1: Inclusión que resulta visible a simple vista.
Grado 2: Numerosas inclusiones claramente visibles a simple vista que también disminuyen el brillo.
Grado 3: Numerosas inclusiones claramente visibles a simple vista que disminuyen el brillo y comprometen la estructura del diamante, haciendo que pueda agrietarse o romperse más fácilmente.

Diamantes-5.jpg

El “Carat” (peso) es la unidad de medida de los diamantes. El peso de un diamante se mide en quilates, cuya abreviatura es ct. El quilate métrico, aprobado en 1907, corresponde a 0.20 gr.


El origen de la palabra “quilate” provendría de la antigua tradición india de pesar los diamantes con granos de algarrobos (“kuara”), aparentemente muy homogéneos en cuanto a su peso. Posteriormente, los griegos adoptaron esta medida y a ellos se debe el vocablo ceration (cuatro granos) que los árabes retomaron en la forma qirat. También se usa como medida de peso del diamante el “punto”. Un punto equivale a 1/100 de quilate. Así se habla de “50 puntos” para referirse a medio quilate.


Los diamantes se comercializan a precio por quilate. Este precio varía exponencialmente con el peso de la gema. Es fácil comprender por qué son más caros los diamantes a medida que aumenta su tamaño: la naturaleza proporciona muchas menos piedras grandes. Por ejemplo un diamante de 1.5 quilates es tres veces el peso de un diamante de 0.5 quilates, pero su precio puede ser entre cinco y siete veces superior.

No confundir quilates, que determinan el peso de las gemas con los quilates que determinan el título de los metales. Para el oro, cuanto mayor sea el quilataje, mayor será el contenido de oro puro de las joyas. El oro de 18 quilates contiene 750 milésimas de oro puro y 250 milésimas de otras aleaciones. El oro de 9 quilates, contiene 375 milésimas de oro puro y 625 milésimas de otras aleaciones.