x

Tipos de engastes

El engastado es el arte de fijar las piedras preciosas en el metal de las joyas buscando que muestren su máxima belleza.

Un buen engaste implica conocer la piedra, el metal y tener la suficiente destreza para garantizar la perpetuidad de la obra. Cuando adornamos una pieza de joyería con piedras preciosas buscamos la armonía final de la joya, misión para la cual está preparado el engastador. En una primera fase, el joyero artesano de Argyor fabrica la joya sobre la base de un diseño, preparándola para los distintos tipos de engastado. En una segunda, es el engastador quien acomete su trabajo fijando las gemas por medio de la manipulación del metal que las rodea. El engastado debe proveer comodidad y seguridad al portador de la joya y debe cuidarse el acabado para evitar filos o aristas vivas que dañen la piel o la ropa. Un perfecto engaste es la mejor garantía de que la piedra no sufra riesgos de deterioro o pérdida con el uso normal de la joya.

Como resultado final tendremos una joya donde destacarán al máximo sus piedras y la apariencia del diseño en el metal precioso.

ENGASTE EN GARRAS

El engaste de garras es la técnica que más se utiliza en Argyor para engastar los diamantes. Permite el máximo paso de luz a través de la piedra, consiguiendo así un gran brillo.  Es usado para muchos tipos de joyas, pero en especial para engastar gemas en sortijas tipo solitario.  Las garras tienen tres, cuatro o seis patas todas de similar apariencia y tamaño, colocadas de manera equidistante unas de otras. Los extremos visibles de una garra pueden tener formas redondas, ovales, puntiagudas, de galones, planas o conformarse ornamentalmente.

“Fue el famoso joyero neoyorquino Tiffany el inventor del engaste abierto formado por seis pequeñas garras que sujetaban la piedra sobre el aro del anillo, dejando al descubierto la mayor parte de las facetas del diamante, que podía así ser admirado en toda su belleza.  Esto exigió utilizar diamantes libres de imperfecciones que en los engastes más antiguos hubieran quedado ocultas”

ENGASTE EN TENSIÓN

En este tipo de engaste el diamante se sitúa en pequeñas ranuras, que se cortan o se tallan en un espacio dejado para la piedra, de manera que la base queda "en el aire" pero el diamante queda perfectamente fijado a las paredes de la joya. Las gemas a usar deben de tener una dureza de 9 o más en la escala de Mohs. (diamante, zafiro, rubí, etc), ya que piedras de menor dureza se quebrarían. Es importante que el anillo después de su construcción quede con la tensión suficiente. 

Tipos de engastes en joyería

ENGASTE EN CHATÓN

También conocido como engaste en bisel o boquilla. Es el método más antiguo y sólido que se conoce para engastar. La piedra queda envuelta en una tira de fino metal que la rodea en todo su perímetro. Este tipo de engastado es muy seguro y protege las aristas de las piedras. Si la boquilla no rodea totalmente todo el perímetro de la piedra por estar dividido en dos o más secciones nos encontraríamos con boquillas abiertas o medias boquillas. El engastado con boquillas es apropiado para personas con una vida activa y se utiliza para todo tipo de piezas como pendientes, collares, pulseras o anillos. Aunque todos los cortes de piedra pueden engastarse en bisel, es más fácil usar este engaste para formas ovaladas y redondas.

ENGASTE EN GRANETE

Para el engaste en granete se conjuntan muchas gemas pequeñas, una junto a la otra, que generan la ilusión de una de mayor tamaño. Los diamantes son fijados por medio de granos de metal, que van asegurando la permanencia de los diamantes. El número de granos de metal depende del diseño, complejidad y tipo de joya. Para que un engastado a granos tenga buena calidad, los granos deben estar bien formados, deben tener todos el mismo tamaño y estar correctamente espaciados. Por otra parte, las tablas de las piedras estarán a la misma altura y permanecerán alineadas con el metal que las rodean que quedará liso y brillante. Una forma de emplear este tipo de engastado es para realizar cuajados o pavés que son superficies de metal cubiertas totalmente de piedras de pequeño calibre.

Tipos de engastes en joyería

ENGASTE EN BARRAS

En el engaste en barra las gemas se colocan una por una entre pequeñas tiras de metal precioso, que pueden recordar a las traviesas de la vía del ferrocarril. Es un engaste adecuado para gemas de talla baguette, esmeralda, ovalada, princesa y brillante. Es un engaste que deja las caras de la gema expuestas, lo que optimiza el brillo y el centelleo (destellos).  Este tipo de configuración se utiliza para las gemas con una dureza de 9 en adelante.

ENGASTE EN CARRIL

El engaste en carril (o en canal) se realiza alineando las piedras una junto a otra en un carril preparado especialmente para su sujeción. Este tipo de engastado protege mucho las piedras ya que ninguna arista está expuesta a los golpes, y permite a las gemas mostrar su máximo brillo. Está cada vez más extendido en diseños modernos con gemas de talla baguette, esmeralda y princesa, ya que no queda superficie de metal entre las gemas.

Tipos de engastes en joyería